fbpx

Llámenos: 617502240

No hay productos en el carrito

Alimentación con Hipotiroidismo

Alimentación con Hipotiroidismo

El hipotiroidismo y el hipertiroidismo son dos trastornos que tienen como origen la glándula tiroides. Hoy hablar de la Alimentación con Hipotiroidismo, a menudo conocido como tiroides hipoactiva, y de lo que debes comer si lo padeces.

¿Qué función tiene la tiroides?

La glándula tiroidea está situada en la parte anterior del cuello, en la sección inferior del cartílago tiroides.
Esta pequeña porción de nuestra anatomía, que surge entre las semanas 3 y 5 del desarrollo embrionario, es sumamente importante porque regula nuestro metabolismo celular. Para ello, el tiroides genera dos tipos de hormonas: T4 (tiroxina) y T3 (triyodotironina). Estas hormonas afectan a casi todos los órganos de nuestro cuerpo y son necesarias para la síntesis de un gran número de proteínas, así como para el metabolismo de los carbohidratos. Por todas estas razones, es especialmente crucial durante la fase de crecimiento y desarrollo.

Alimentación cuando tienes Hipotiroidismo

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se produce cuando la producción de hormonas de la tiroides disminuye y, por tanto, la capacidad de la tiroides para realizar todas sus tareas se ve comprometida.


El hipotiroidismo provoca una ralentización del metabolismo, lo que puede dar lugar a un aumento de peso, un estado físico comprometido, edemas, dolores musculares y tristeza. Las mujeres son hasta diez veces más propensas que los hombres a desarrollar esta enfermedad como resultado de las fluctuaciones hormonales a las que están expuestas a lo largo de su vida.

¿Cuáles son las causas de la tiroides hipo activa?

La causa más frecuente de hipotiroidismo es el hipotiroidismo de Hashimoto, que se debe a un mal funcionamiento del sistema inmunitario. Otros factores son:

  • Déficit de Yodo en su alimentación
  • Radioterapia
  • Supresión de la glándula de la tiroides
  • Nódulos tiroideos
  • Infección viral
  • Se ha producido un cambio en las glándulas cerebrales responsables de la estimulación del tiroides (hipófisis o hipotálamo). Esto se denomina hipotiroidismo secundario.

Síntomas principales

Las hormonas tiroideas, como se ha dicho anteriormente, están vinculadas a una amplia gama de funciones fisiológicas. En consecuencia, dependiendo de los órganos afectados por su actividad funcional, los síntomas podrían ser muy variados y manifestarse en diferentes lugares.

Entre los síntomas mas comunes podemos encontrar:

  • Aumento de peso corporal
  • Estreñimiento
  • Anemia
  • Cansancio extremo
  • Caída de cabello
  • Desconcentración
  • Temblores en las manos

El bocio es una de las consecuencias de una tiroides hipoactiva producida generalmente por la deficiencia de yodo en la dieta. Produce un agrandamiento del tiroides en un intento de contrarrestar la baja producción de hormonas tiroideas.

Hipotiroidismo subclínico

Los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) en la sangre están aumentados, aunque las hormonas tiroideas T3 y T4 están dentro de los rangos aceptables. Esto indica que la insuficiencia tiroidea no es grave. Afecta hasta al 10% de las mujeres mayores de 40 años, dejándolas con un cansancio constante, dolores musculares y somnolencia. El aumento de peso puede pasar desapercibido porque con frecuencia se produce al mismo tiempo que la menopausia.

En estos casos, es poco probable que el endocrino prescriba medicamentos, pero eso no descarta la posibilidad de que haya síntomas y problemas de obesidad. En estas circunstancias, la dieta será crucial. En los casos de hipotiroidismo subclínico, no existe un acuerdo unánime sobre la conveniencia de tratarlo o no con hormonas tiroideas, por lo que es necesario investigar a fondo cada caso.

Esta alteración también se ha relacionado con un aumento de los problemas cardiovasculares, ya que afecta al metabolismo de las grasas, lo que provoca un aumento del colesterol total y de los triglicéridos en sangre.

Dieta para el hipotiroidismo

Seguir una dieta aconsejada por un dietista-nutricionista, además del tratamiento farmacológico prescrito, puede ser muy beneficioso una vez detectada la enfermedad mediante un análisis de sangre que evalúe nuestros niveles hormonales.

El yodo es necesario para que la glándula tiroides produzca las hormonas T3 y T4. Este mineral sólo puede obtenerse a través de nuestra dieta.

Alimentos ricos en Yodo

La ingesta de yodo para un adulto sano es de unos 200 mcg al día. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 40% de la población mundial está en peligro de carencia de este mineral. Andalucía, Asturias, Cataluña, Extremadura, Galicia y Castilla son las regiones de España con mayor deficiencia de yodo, según la Sociedad Gallega de Endocrinología, Nutrición y Metabolismo.

Dado que el yodo es un mineral que se encuentra en la tierra, la cantidad de este mineral en los vegetales consumidos variará en función del contenido de yodo de la tierra de cultivo. El mar es una buena fuente de yodo, por lo que se recomienda el consumo de productos del mar como el pescado y el marisco. Las algas deben consumirse con precaución porque su alta concentración de yodo puede afectar a la glándula tiroides. Para minimizar la carencia de yodo en la dieta, en los últimos años se han aplicado dos medidas importantes.

La yodación de la sal de mesa es la más crítica (no confundir con la sal marina, que pierde yodo durante su procesamiento). La opción alternativa es ofrecer alimentos enriquecidos a las vacas productoras de leche, por lo que los productos lácteos son también una buena fuente de este mineral.

Otro nutrientes importantes

Hay varias dietas basadas en vegetales que incluyen sustancias que pueden favorecer el bocio y los problemas de la glándula tiroides. Estas sustancias químicas (glucosinolato, tiocianato e isotiocianato) son antinutrientes que dificultan la utilización del yodo por parte del organismo, impidiendo que se utilice para generar hormonas tiroideas.

Entre los alimentos con alto contenido en anti nutrientes bocigénicos se encuentran:

  • Crucíferas: col, berza, coles de Bruselas, coliflor, repollo, brócoli.
  • Semillas de mostaza
  • Nabo
  • Yuca
  • En menor medida: Zanahorias, rábano.

Para evitar el impacto bociogénico de las verduras, consúmalas hervidas o fermentadas; esto elimina las sustancias químicas tóxicas y nos deja la parte saludable del alimento. Es fundamental tener en cuenta que el calor elimina por completo este efecto perjudicial, por lo que, aunque se padezca hipotiroidismo, no hay que evitar estas comidas si están cocinadas porque no hay riesgo para la salud. Es preferible comer frutos secos que hayan sido tostados.

¿Que alimentos deberías de evitar?

Una persona que padece hipotiroidismo es recomendable que evite consumir:

  • Ensaladas crudas
  • Tomar caldos o sopas. Agua resultante del hervido de vegetales bociogénicos
  • Soja, productos derivados de la misma.

Además de las sugerencias nutricionales, me gustaría señalar que fumar es muy peligroso para los pacientes con hipotiroidismo. El tabaco tiene sustancias químicas que tienen un efecto directo sobre la tiroides, lo que hace que el bocio sea más frecuente. El humo del tabaco tiene un impacto que inhibe la absorción de yodo.

Para otros artículos asociados, no olvides visitar nuestra pagina web

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn

Si quieres recibir mas noticias como estas